HIPERTENSIÓN

La elevación de la presión sanguínea se llama hipertensión. Su aparición tiene mucho que ver con el estrés, el sobrepeso y la mala alimentación. Es una patología que deber ser corregida en cuanto aparece pues puede derivar en complicaciones cardiovasculares graves ya que supone un gran esfuerzo para el corazón bombear sangre hacia unas arterias rígidas
Lo más importante es bajar el contenido de sal de la dieta. Lo recomendable es no añadir sal durante el proceso culinario y disminuir el consumo de alimentos muy salados como: embutidos, frutos secos salados, ahumados, encurtidos, conservas en salazón y ¡OJO! sopas y caldos en pastillas o sobres. Pero para conseguir una regulación adecuada de la tensión arterial, es importante además incluir alimentos que aportan otros minerales como el potasio y el calcio, el equilibrio entre unos y otros serán la clave para combatir la hipertensión.

El plátano, los orejones de albaricoque, las patatas y los tomates son una fuente excelente de potasio. Este mineral regula en el riñón la eliminación de agua y por tanto baja la tensión.

El calcio lo podemos encontrar, además de en los lácteos, en el brócoli, las legumbres y las almendras. Este mineral contribuye a mejorar la calidad de las paredes arteriales. 

Las vitaminas A y C son antioxidantes evitan el envejecimiento de las células de las paredes de los vasos sanguíneos por lo tanto contribuya a bajar la tensión . La vitamina C la podemos encontrar en : naranjas, limones, kiwis, fresón, y hojas verdes oscuras, espinacas, berros, canónigos. La vitamina A se encuentra en todas las verduras y frutas de color rojo anaranjado: tomates, pimientos, albaricoque, mangos y en verduras como brócoli y espinacas.

Marta Aranzadi