ALCACHOFAS RELLENAS

Para 2 personas  
8 alcachofas. 
Unas hojas de perejil. 
Unas hojas de menta fresca. 
Un vaso mediano de aceite de oliva. 
2 Dientes de ajo. 
Sal y pimienta.

Cogemos ocho alcachofas y eliminamos las hojas externas más duras, escogiendo las más claras y tiernas del corazón. Cortar las puntas duras dejando, aproximadamente, 5 cm de tallo, y lo pelamos posteriormente con cuidado, rociar con 1 limón las alcachofas cortadas, evitando así que se pongan negras. 

Triturar unas ramas de perejil, junto con una hoja de menta y 2 dientes de ajo, y añadir sal, pimienta negra y 4 cucharadas de aceite de oliva, removiendo cuidadosamente. Se abren bien las alcachofas para extraer su interior y rellenarlo con el triturado a base de perejil. Tras ello, cerrar las hojas sobre sí mismas, apretándolas para que confluyan en el centro. Dar la vuelta a las alcachofas ya rellenas y colocarlas en una cazuela (de bordes altos), de tal manera que se mantengan verticales, con el tallo hacia arriba, pero sin moverse durante la cocción. 

Salar, añadir la cantidad de aceite necesaria para que cubra un tercio de la altura de las alcachofas y, posteriormente, cubrirlas en su totalidad con agua. Colocar una tapadera sobre la cazuela y cocer, a fuego moderado, hasta que se evapore el agua.